Posteado por: Fe | 3 enero, 2014

Un plástico con vida propia

Un plástico con vida propia

El centro tecnológico donostiarra IK4-Cidetec crea un polímero que posee la habilidad de repararse por sí solo, es fácil de producir a gran escala y tiene aplicaciones en numerosos sectores industriales

Un plástico con vida propia

Ibon Odriozola muestra el polímero autorreparante en un laboratorio de IK4-Cidetec./ Lobo Altuna

EXPERTO EN TRANSFERENCIA DE CONOCIMIENTO

XIK4-Cidetec es un centro tecnológico miembro de IK4 Research Alliance, experto en la generación y transferencia de conocimiento y tecnología en los ámbitos de los materiales (nanomateriales, biomateriales, sensores), las superficies (cerámicas, metálicas, procesado de superficies) y la energía (baterías, pilas de combustible, materiales para energía). En el centro trabajan 125 profesionales, de los cuales un 95 % son titulados superiores y un 50 % doctores. Cidetec tiene dos sedes: la central en el Parque Científico y Tecnológico de Gipuzkoa, en Donostia, e instalaciones en Hernani.

Ibon Odriozola corta con un cúter un cilindro de un material a medio camino entre el plástico y la goma. Después, une los trozos con una ligera presión y espera. Solo tres minutos más tarde hay que estirar con fuerza si se quiere volver a separar las dos partes. En dos horas el material habrá recuperado el 80% de sus propiedades. En 24 horas, la recuperación será total; el cilindro volverá a ser el mismo al 100% sin que se note por dónde se ha hecho el corte.

Esta pequeña demostración ha despertado el interés de numerosas industrias, que ven en el nuevo material la solución a muchos de sus problemas. Desde que el hallazgo se dio a conocer, numerosas empresas han llamado a las puertas del centro de investigación guipuzcoano IK4-Cidetec. En sus laboratorios, un equipo de veinte personas liderado por Ibon Odriozola ha trabajado durante dos años para poner a punto lo que ellos llaman poliuretano autorreparante y en algunos medios Terminator, palabra que no gusta demasiado a los científicos que lo han creado.

«Hemos desarrollado un plástico que tiene la habilidad de repararse por sí solo, como una herida que se nos cierra», explica Odriozola, doctor en Química Orgánica y responsable de la unidad de nanomateriales de IK4-Cidetec. Da la sensación de que cuando habla de habilidades se refiere a un ser vivo, lo que no es verdad pero cuesta creerlo porque el poliuretano se regenera sin ningún agente externo; no hace falta aplicarle calor o luz ultravioleta. «Hemos creado una química que hace que ese material se comporte como si estuviera vivo, donde sufre algún daño se vuelve a unir».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: